--------------------------


   
  BETTAS TRITON
  El Molly
 
------------

-------------

 

 

Nombre común: Molly.

Nombre científico: Poecilia sphenops, P. latipinna, P. velifera.

Descripción: El término "molly" se refiere a un grupo de peces, actualmente incluidos dentro del genero Mollienisia sp. y que se clasifican como pertenecientes al género Poecilia sp. Pertenecen a la familia Poeciliidae, y comparten caracteres comunes con otras especies pertenecientes a esta como la boca dirigida hacia arriba. Tres son las especies que más habitualmente podemos encontrar en los comercios:

P. sphenops: es el más común y barato de todos los mollys. Los machos pueden medir hasta 6 cm. y las hembras pueden alcanzar los 8 cm. Se diferencia de las otras dos especies porque su aleta dorsal está mucho menos desarrollada.P. latipinna: con una aleta dorsal muy desarrollada (en especial en los machos) y de forma rectangular cuando está desplegada. Los machos pueden medir hasta 8 cm., y las hembras pueden llegar a los 10 cm.P. velifera: es la especie con mayor desarrollo de la aleta dorsal, su aleta es mayor y con más radios que la de P. latipinna, y además, su parte más craneal es de forma triangular cuando se despliega, de tal forma que la aleta tiene la parte trasera bastante más baja que la delantera.
Existen múltiples variedades de color y de forma de aletas en todas las especies, e incluso se ha seleccionado una forma denominada molly balón con un cuerpo mucho más corto y un abdomen muy abultado.
El dimorfismo sexual es claro, los machos poseen la aleta anal modificada a modo de órgano copulador (gonopodio). Además en el caso de P. latipinna y P. velifera, la aleta dorsal está mucho más desarrollada en los machos que en las hembras.




Distribución:Poecilia
sphenops está ampliamente distribuida por los estuarios de Méjico, grandes zonas de América Central y las aguas más septentrionales de América del Sur. P. latipinna puede encontrarse desde las regiones costeras de la zona sudeste de Estados Unidos hasta la península de Yucatán en Méjico, ha sido introducida en varias regiones de los Estados Unidos (California, Nevada...) y Hawaii. P. velifera se encuentra únicamente en la península del Yucatán.



Temperatura: Las especies de molly P. sphenops y P. latipinna son capaces de soportar un muy amplio rango de temperaturas, que van desde los 18º a los 28º C. P. velifera es menos tolerante en lo que a temperaturas se refiere, y la gusta más el calor. Las temperaturas para esta especie deberían mantenerse entre los 25º y los 28º C

Agua: Los mollys son peces que se sienten a gusto en aguas con un Ph. alcalino. El rango aceptable sería entre 7 y 8. Respecto a la dureza del agua siempre ha existido una cierta polémica entre los criadores, aficionados, etc., respecto a si los mollys necesitan la adición de sal marina al agua. En su medio de origen las especies de molly habitan en aguas salobres, y se han encontrado incluso ejemplares en mar abierto a no mucha distancia de las costas. Los peces acostumbrados a vivir en aguas salinas que son trasladados a acuarios de agua dulce pierden vitalidad y color, y terminan por enfermar. Sin embargo no está tan claro que después de varias décadas criándose en cautividad sea necesaria la adición de sal a los acuarios en los que han de vivir mollys. Lo que está claro es que los mollys van a necesitar siempre para vivir aguas duras o muy duras, la dureza total del agua no debería ser nunca inferior a 5º dGH en un acuario que vaya a albergar a estos peces. La cantidad de sal a añadir varía desde los que recomiendan añadir una cucharadita de sal por cada cuatro litros de agua a los que recomiendan la misma cantidad pero cada diez litros de agua (o un litro del agua de mar por cada 50 de agua dulce). No debemos de usar sal común para "salinizar" el agua para los mollys. Carece de elementos que les resultan indispensables. Podemos usar sales comerciales para preparar agua de mar.


Cría:La cría de las especies ovovivíparas es tratada en profundidad en la serie de artículos titulada "La cría de poecílidos" (I, II y III). A los aspectos generales tratados en los artículos hay que añadir que la gestación en las especies de molly dura entre 8 y 10 semanas. Cada hembra puede tener hasta 100 crías por parto. No se muestran tanta tendencia al canibalismo como otras especies pero, sin embargo, es necesario prever dispositivos adecuados de protección para los alevines o un acuario densamente plantado. Como paridera es más que suficiente con un recipiente de diez litros. La temperatura ideal del agua será de 24º - 25º C (25º C para P. velifera). Para alimentar a los alevines emplearemos alimento para peces en polvo, yema de huevo, artemia salina, espinacas finamente picadas o algas... A medida que crezcan iremos incorporando otras presas como tubifex troceados, larvas de mosquito...Son muy voraces, y si deseamos que su crecimiento sea rápido necesitaremos alimentarlos 5 ó 6 veces al día, si no podemos dedicarles tanto tiempo lo mínimo aceptable son dos veces al día. Requieren cambios frecuentes de agua si se quiere que su crecimiento no se vea ralentizado.
Es cierto que para tener garantías en la reproducción o al menos aumentar el éxito de la misma se hace necesario añadir sal a las concentraciones ya indicadas. A medida que los alevines vayan creciendo se puede ir reduciendo la concentración de sales hasta mantenerlos en agua dulce y no salobre.


Alimentación: Los mollys son peces omnívoros en los cuales el componente vegetal de la dieta tiene un papel especialmente relevante. Se ha podido comprobar que ejemplares de esta especie son perfectamente capaces de mantenerse sanos y fuertes con una dieta exclusiva o casi exclusivamente formada por alimentos vegetales. Esta es la causa de que muchos intentos de utilizar esta especie en la lucha contra los mosquitos al igual que se hace con los guppys, hayan sido un enorme fracaso. Si no les proporcionamos la materia vegetal que necesitan en su dieta los mollys sufrirán alteraciones en la digestión, y tenderán a comerse las plantas para obtener lo que necesitan.
Como base de la dieta de los mollys podemos emplear un alimento en escamas rico en materia vegetal, o una mezcla de alimento vegetal con alimento para omnívoros. También pueden encontrarse en el mercado alimentos especialmente formulados para los mollys.
El alimento seco constituye, como ya hemos dicho, únicamente la base de la alimentación de estos peces. Si queremos que nuestros peces crezcan rápido, sanos, fuertes, con colores vistosos, y sobre todo si queremos que se reproduzcan deberemos de proporcionarles alimentos naturales tales como lombrices troceadas, gusanos micro, larvas de mosquito y tubifex. Se los podemos dar tanto vivos como congelados. Además de estos productos, podemos darles ocasionalmente otros alimentos de origen animal tales como yema de huevo cocida y manto de mejillón troceado. Uno de los alimentos que los mollys adoran y que además contribuye a fortalecerlos y realzar su colorido son los adultos de artemia salina, si podemos encontrarlos serán un suplemento excepcional, especialmente para los reproductores.
A los mollys les encanta ramonear entre las plantas comiendo las algas que pueden llegar a crecer sobre sus hojas. No debemos preocuparnos por la integridad de nuestro jardín subacuático siempre y cuando les proporcionemos suficiente materia vegetal en la dieta.
Una hoja de lechuga o espinaca escaldada y picada fino será también un delicioso manjar que estos peces sabrán apreciar.
Los reproductores deben de recibir una dieta más rica en proteína animal si queremos tener mayores garantías de éxito en la cría.
Podemos darles de comer dos veces al día, mañana y tarde. Una de las veces les proporcionaremos alimento seco, y la otra el alimento "fresco".

Acuario Comunitario: Los mollys son peces tranquilos y vivaces, que se mueven en todos los estratos del acuario. Estas características, junto con su facilidad de cría les tendrían que hacer tan populares o más que el resto de sus compañeros (xifos, platis y demás), sin embargo, sus mayores dimensiones y la necesidad de agua salobre son obstáculos importantes.
Como en el caso de otros ovovivíparos, se debería respetar la proporción de un macho por cada 2 - 3 hembras, para evitar el estrés que para estas últimas supone el constante acoso de los machos.
Son peces que necesitan tener lugares en los que se sientan a salvo para refugiarse cuando estén cansados del resto de habitantes del acuario o simplemente necesiten tranquilidad. Necesitan por tanto un acuario bien plantado, y aquí aparece el primer problema al que nos enfrentamos, puesto que si los mantenemos en un acuario con agua salobre las plantas no van precisamente a prosperar. Necesitaremos en cualquier caso especies que toleren las aguas duras y temperaturas de 24º - 25º C. Plantas como Didlipis diandra, Ludwigia repens, o Elodea sp. crecerán muy bien en aguas duras, pero necesitan temperaturas más bajas, al menos en invierno (22º C), no toleran que la temperatura del agua suba por encima de los 28º C. También podemos emplear algún Echinoduros originario de Méjico. Las vallisnerias son plantas que suelen dar bastante buen resultado. Toleran las aguas duras y el rango de temperaturas al que deberíamos de mantener a nuestros peces. Si queremos mantener a los mollys en aguas salobre los mejor que podemos hacer es emplear plantas artificiales.
Hay que dejar una zona de agua libre de plantas en la zona central del acuario para que los peces puedan nadar y ejercitarse adecuadamente. En esta zona no plantaremos o emplearemos especies de escaso porte.
Desde luego, las especies ideales para compartir acuario con los mollys son otros poecílidos como los guppys, platys y xifos. Los guppys son capaces de adaptarse muy bien a un agua tan salobre como lo necesitan los mollys, siempre y cuando les demos suficiente tiempo y el aumento de la salinidad sea gradual, pero el resto de especies solo toleraran aguas muy levemente salobre, así que tendremos que llegar a una solución de compromiso o mantener un acuario únicamente con mollys (lo que no debería ser ningún problema debido a la variedad de coloridos que presentan).
Los mollys necesitan un agua clara, por lo que deberán de contar con un sistema de filtrado mecánico potente. Si el acuario no dispone de plantas acuáticas naturales, la importancia del filtro biológico será extrema, y deberemos de mantener densidades de peces algo inferiores a las que mantendríamos en un acuario normal. Puesto que no les gustan demasiado las corrientes, el retorno de agua del filtro no deberá crearlas.
Es muy importante que para sustituir el agua perdida por evaporación empleemos agua muy blanda o mejor aún, destilada, puesto que las sales no se evaporan, y de otro modo, iríamos aumentando lentamente la concentración de sales en el agua. Otro método es emplear agua algo menos salobre en los cambios de agua para compensar la evaporación, pero hay que ser muy cuidadosos para evitar cambios bruscos de la salinidad.
El acuario deberá de ir provisto de una tapa adecuada para reducir la evaporación y evitar que los mollys puedan saltar fuera de su acuático hogar y acabar muriendo en nuestro suelo.

Extraido de : http://members.fortunecity.es/edu2003/peces13.htm
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
PAGINA CREADA por : Ernesto Velit C.